Análisis – Werewolf – The Apocalypse: Earthblood

Nunca he sido una persona muy amante del rol, mis primeras experiencias siempre fueron nefastas y hasta hace más bien poco no llegamos a jugar algo más satisfactorio, eso no quita que durante años y años, supiese de la existencia de los juegos más punteros del momento y uno de mis primeros acercamientos fue el clásico Vampiro: la mascarada, que tuvo su contrapartida en el mundo de los hombres lobo con Werewolf: the Apocalypse, que también formaba parte del conjunto de juegos ambientados en Mundos de Tinieblas.  Yo personalmente no fui participe de ninguna partida y el paso de los años convirtió, en mi caso, estos juegos en recuerdos de otros tiempos. 

Pero las reediciones y otros productos vuelven a traer este Mundo de Tinieblas para darle otra vida más allá de los juegos de rol, entre juegos de mesa, de carta o videojuegos, que es el caso que nos toca, y es que Cyanide estudios nos ha traído un título dentro de este mundillo de hombres lobos y sus manadas, hablamos de Werewolf – The Apocalypse, un juego de acción que lo intenta pero que se queda a medio gas, sin terminar de ser mal juego pero sin aspirar a llegar a mas.

Tras una lenta pero no larga introducción, se nos presenta a Cahal, un miembro de una manada de hombres lobo que intentan boicotear a una maléfica compañía llamada Endron, que se aprovecha de los recursos de la madre tierra de una manera exagerada y que se convierte en si misma en un peligro para el planeta.  Como buenos ecoterroristas, no dudarán de hacer lo que haga falta por destruir a esta compañía, pero ya en la primera misión a la que podemos jugar, vemos que no todo va como tendría que ir y esto se traduce en una desastrosa victoria que cambiará la vida de nuestro protagonista. 

El juego alterna pequeños tramos narrativos con escenas de acción, exploración y sigilo.  En los tramos narrativos tendremos posibilidad de decidir sobre ciertas preguntas y respuestas, pero elijamos lo que elijamos, en ningún momento sentimos que Cahal muestre una cara amigable o carismática al jugador, a decir verdad, gran parte de los sucesos que acontecerán serán bastante predecibles y están lejos de impactar al jugador por lo que la trama en general se convierte en una excusa entre escena y escena.

En lo referente al sigilo, solo en puntos muy concretos nos afectará en la partida, ya que cuando pasamos a este modo, Cahal se transformará en lobo y será poco menos que casi invisible a los npc, pero pocas veces se penaliza el actuar a lo loco y probablemente pasar del sigilo hace que el juego sea más atractivo para gran parte de los jugadores. Si aun así queremos jugar haciendo el menor ruido, nos tocará por pillar desprevenidos a los enemigos, y acabar con ellos transformándonos en humanos o gracias a una ballesta, liquidándolos desde lejos.  Lo que si que no tendremos que hacer es preocuparnos de la IA enemiga y es que a veces seremos capaces de realizar auténticas pilas de cadáveres y que los enemigos no le echen cuenta a tal asunto.

En cuanto a la exploración, los niveles son bastante lineales, tendremos la posibilidad de usar la visión detective que nos resaltará los objetos clave del escenario y con los cuales tendremos que interactuar para poder avanzar a la siguiente zona, pero más allá tampoco inventa nada nuevo ni buscan impactar lo más mínimo. 

Ahora bien, en cuanto al combate, aunque tampoco es que sea un bombazo, las posibilidades de destrucción, la sensación de fuerza y las matanzas que puedes llegar a realizar, dan un plus que te hace seguir jugando y es que al final se convierte en poco más que un hack and slash, donde mataremos a zarpazos y evitaremos los ataques enemigos, tanto los normales como las balas de plata.  Y es que si, como buen hombre lobo, las balas de plata hacen más pupita, y no es que te quiten más vida, sino porque con cualquier daño normal, gracias a la furia puedes regenerar vida pero toda vida perdida por armas de plata se mantendrá sin posibilidad de recuperación durante el enfrentamiento, una vez que este acabe se restablecerá la vida al completo.

Pero la verdad, a veces el juego a veces es un sinsentido, y resulta increíble cuando por ejemplo has pasado a las bravas por una zona donde has aniquilado a todo aquel que te pudiera molestar y cuando abres la siguiente puerta, tengas que volver al estado base y vuelta al sigilo, como si no se hubieran enterado de toda la destrucción que has hecho en la sala contigua.

Cabe destacar también que a nivel gráfico nuestro protagonista está a un nivel diferente a todos los otros personajes y NPC, siendo el diseño de Cahal más que bueno pero teniendo como compañeros de fatiga a ciertos tipos que parecen salidos de otra generación.  También hay que decir que el resto del apartado técnico no es gran cosa pero tampoco es realmente malo, simplemente cumple, como también cumple su banda sonora y el doblaje al castellano con el que nos ha llegado el juego.

Y quizás, aunque nos sabe a oportunidad perdida, no es un completo desastre por el simple y sano hecho de que se deja jugar, que aun estando lejos de lo mejor del año no te provoca ese rechazo que te haría abandonar el juego y es similar a esas películas malas que las ves y a otra cosa, por lo que podemos decir que entretiene, cosa al menos que no se puede negar.

 

Análisis - Werewolf - The Apocalypse: Earthblood
Es un tanto decepcionante lo vivido con este Werewolf The Apocalypse, podría ser y debería ser mucho mejor, ya que se queda en un juego muy olvidable y sin demasiada chicha.
Lo bueno
  • ¡Hombres lobo!
  • ¡Mundos de tiniebla!
  • ¿He dicho lo de hombres lobo?
Lo Peor
  • En lo técnico es muy normalucho
  • El argumento es demasiado pasable
  • La jugabilidad en general no destaca en nada
65%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.