Debo de decir que no soy muy fan ni de los roguelites ni de Housemarque, el estudio que se encuentra detrás de Returnal, un grupo de desarrollo pequeño que siempre ha apostado por títulos marcadamente arcade y con bastante acción y que con esta nueva obra han dado el salto a un proyecto mucho más grande y ambicioso, con un presupuesto muy superior a lo que estaban acostumbrado.  Y debo de decir, aunque tenga reticencias a ambas puntualizaciones hay que dejar claro que no se han dormido en los laureles y la apuesta que nos traen cumple de sobras con lo esperado.

La trama está protagonizada por Selene, una astronauta que tras un accidente, queda atrapada en un planeta hostil lleno de criaturas no demasiado amigables, de la misma manera que el accidente de su nave le ha llevado a un bucle temporal el cual hará que cada muerte le haga reiniciar la historia y le lleve al punto de inicio, con lo que tendrá infinitas posibilidades de conseguir llegar adelante.  Pero la historia oculta bastante más, y será descubierta en pequeñas dosis a lo largo del desarrollo del juego, con pequeñas escenas narrativas que nos mostrarán algo más del pasado de la protagonista y la realidad del asunto.

En lo jugable se trata de un roguelite, ya que conforme hayamos cumplido ciertas funciones y ciertas mejoras, estas nos acompañarán en el caso de que tengamos que volver a reiniciar la historia.  Por lo demás, tendremos mucha exploración por delante y acción más propia de un bullet hell que de un shmup más clásico, donde la habilidad para esquivar cientos de disparos  a la par de que nosotros disparamos, concentra la base de la jugabilidad.  En el desarrollo del juego tendremos diferentes potenciadores, además de armas y atajos que nos permitirán llegar al final sin volver a pasar por los bosses de turno que en algunos caso resultarán infernales.

En Returnal vamos a morir, y lo vamos a hacer bastante y cuando volvamos a intentarlo, veremos como gran parte del mundo ha cambiado para nosotros y que muchas mejoras se habrán perdido, pero otras seguirán con nosotros.   Esto lo convierte en un juego no apto para todo el mundo, ya que depende de la habilidad del jugador y sobre todo, de la paciencia del mismo.  Pero como todo, esto es bueno y malo según se mire, ya que la duración del juego, pese a que en una partida perfecta las horas se contarían con los dedos de una mano y nos sobrarían dedos, la dificultad y las novedades, y además de todas los secretos, pueden hacer que lleguemos perfectamente a las tres cifras en horas de juego.

En definitiva, es una fórmula que o te atrapa o te deja indiferente, y que depende demasiado de los gustos por el género, ya que en caso contrario el que vaya esperando un juego de acción tradicional puede verse frustrado y decepcionado por una obra que nunca ha querido ser otra cosa que lo que es.

El juego además alberga novedades, como desafíos diarios, unas pruebas más marcadamente arcade que añaden un grado más de adicción a un juego que ya de por si lo cumple de por si.  Por otro lado, se podría decir que Returnal hace el mejor uso del DualSense desde Astro’s Playroom, desde la vibración hasta el encasquillamiento del arma, nos delata que Housemarque ha querido hacer que la experiencia sea única dentro de Playstation 5.

En lo técnico, pese a que la fluidez es maravillosa y tiene un gran apartado artístico, no es realmente un juego sublime y que sorprenda a estas alturas de la vida, también tenemos que tener en cuenta que se puede considerar que aun estamos a comienzos de una generación que mucho tiene que decir y que posiblemente, Returnal se convierta en uno de los únicos exclusivos de este año.  Sobre los tiempos de carga solo puedo decir que no se notan, literalmente parece que son inexistentes.

Análisis - Returnal
Returnal se convierte en una gran opción para todo aquel amante del género Roguelite, que sin ser el más completo del mercado, si se puede destacar como el más espectacular. Quizás, solo tiene que quedar claro de que no es un producto para cualquiera.
Lo bueno
  • El uso del DualSense
  • Los bosses y sus mecánicas
Lo malo
  • Técnicamente no es muy allá
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.