A la gente de People Can Fly la conocimos gracias al sorprendente Bulletstorm, un fps gamberro que sorprendió a todo aquel que jugó y que se quedó en una grata experiencia.  Posteriormente se encargaron de realizar el spin-off más innecesario de todo Gears of Wars bajo el manto de Microsoft y Epic, pero de todo esto nos remontamos a 2013 y desde entonces sus funciones han quedado de lado con docenas de rumores acerca de la compra de la compañía que no se han ido materializando a lo largo de los años.

En este caso, y bajo el paraguas de Square Enix, han apostado por un Shooter Looter, con coberturas en tercera persona como Gears of Wars, con un sistema de loot que nos recuerda enormemente a Borderlands y con detalles para hacer más dinámica la partida como los últimos Doom.  Por lo que tendremos que jugar a utilizar la cobertura, situarnos sobre el escenario, ver los enemigos y a atacar pero sin quedarnos estáticos en la misma posición.  En Outriders se premia el movimiento y para recuperar vida tendremos que acabar con todos los enemigos, ya que aquí tendremos una barra de vida y esta se recuperará a base de matar enemigos.  Por lo que respecta a Borderlands,  pues el sistema de piezas de equipo, las rarezas de los mismos, las tiendas para comprar y vender piezas y los numerosos cofres, nos llevará a una experiencia parecida pero no tan sumamente loca como el título de Gearbox.

El arranque personalmente me cautivó, y es que tras crearnos nuestro personaje en un editor de personaje bastante limitado para mi gusto, nos introducirán a los origenes de un mundo que nunca debió de ser el que será.  Nuestro personaje forma parte de los Outriders, un grupo de mercenarios cuyo fin es crear un entorno seguro y nuevas instalaciones para que los supervivientes de la humanidad, que duermen en crioéxtasis en una gran nave, puedan ir despertando y encontrando sus viviendas y funciones, y sobre todo, para que esta nueva promesa de humanidad no sufra del hambre y la violencia.  En nuestros primeros minutos exploraremos el terreno de este nuevo planeta, veremos un poco de la fauna local, pero pronto veremos que algo falla, y una extraña tormenta pasará por encima de nosotros provocando de que muchos de nuestros compañeros mueran, otros queden heridos y los que menos, vean como cuerpo adquiere unas habilidades totalmente desconocidas.  Tras la alarma sobre este problema, se pide a los superiores que rehúsen habitar este planeta y se enfoquen en encontrar otro mundo más apacible para esta humanidad… pero la respuesta es la violencia, no hay vuelta atrás y todo acaba con un contraataque para dar por finalizada la misión.  Nuestro personaje herido será introducido en una cámara de crioéxtasis de la cual no despertaremos hasta más de treinta años más tarde… con un futuro muy diferente al que se imaginó.

Los humanos en crioéxtasis despertaron de su letargo, se encontraron en un ambiente hostil y varias divisiones se produjeron entre los superivivientes, a lo largo de los años la humanidad ha sobrevivido, pero sobre todo lo ha hecho a partir de una guerra perpetua, donde además de humanos normales, destacan ciertas personas que han adquirido habilidades y se sitúan como superhumanos frente al resto.  Y este será el comienzo de una campaña de aproximadamente 30 horas, que nos llevará a múltiples etapas, misiones secundarias y contenido.  Una vez acabada la trama principal tendremos el endgame, las expediciones que son mazmorras especialmente diseñadas para lucirnos con la experiencia recibida a lo largo de la trama principal.

Aun así, Outriders es profundamente rejugable, ya que de inicio tendremos cuatro clases de personajes, los Piromantes, Devastadores, Ilusionistas y Tecnomantes, con ocho habilidades por clase y con un árbol de talento que nos permite orientar nuestro personaje en diferentes stats.  Además, el objetivo principal de Outriders es jugar en cooperativo, subir niveles y aumentar la dificultad del título.  Cuanta más dificultad, mejor loot y mejor experiencia, además cada clase tendrá una clara orientación en el caso de que juguemos en cooperativo, con una clase tanque, otra healer y otras dps, compensando un equipo con los diferentes personajes con los que nos agrupemos.

Ciertamente, la propuesta de Outriders es muy notable, aunque no llega a ser perfecta ya que el gunplay podría ser mejor, es una mezcla rara que lo hace bien pero no termina de destacar sobre el resto y donde no nos volveremos tan locos con los números como con los arboles de talentos.  A Outriders lo que quizás le falta es algún componente algo más propio, algo más diferente a lo ya jugado en otros títulos pero que sigue siendo divertido.

Pero si hemos tardado algo más en disfrutar de Outriders es por culpa del continuo fallo de servidores, que no sabemos si se deberá a la salida del título en GamePass y al éxito del mismo, o a que no estaban preparados para el éxito del juego, pero el resultado ha sido que durante los primeros días era bastante difícil plantearse el jugar una partida, con continuos cortes y perdida de progreso, cosa que en las RRSS se ha trasladado como una protesta continua por parte de los jugadores del título.  Por suerte, en el momento de este texto, aun no está disponible el crossplay entre usuarios de consola y usuarios de PC, pero los servidores se encuentran estables y no hemos sufrido caídas en los últimos días.

Solo me quedaría hablar del apartado técnico, y es que el juego jugado tanto en Playstation 5 como en Xbox Series X, va a sus perfectos 60fps y no hemos encontrado fallos realmente destacables, ahora bien, el principal problema puede surgir en que la ambientación es demasiado genérica, e incluso tildaría de poco realista en cuanto a que estamos en un planeta con treinta años de humanidad sobre su suelo y tanto el desarrollo de escenarios como la cantidad de cadáveres y desastres, resulta exagerado teniendo en cuenta que la nave contaba con una limitada cantidad de humanos a bordo.  Pero ya se sabe que muchas veces lo mejor es no preguntarse cosas y pecar de crédulos y que siga el circo.  En lo sonoro la OST es olvidable pero el doblaje es bastante sobresaliente.

En fin, antes de empezar esta experiencia esperaba que fuera más parecida a Destiny, pero la realidad aunque no difiere demasiado, si es más accesible, es divertida pero a la par es algo olvidable, y es que Outriders es una gran opción pero dista de tener una personalidad arrebatadora, por lo que cumple ese hueco y se agradece la experiencia crossplay aunque no esté implementada del todo correctamente.

 

Análisis - Outriders
Outriders te da una campaña interesante, un juego rejugable y una formula con posibilidades. Lamentablemente no es un juego que tras este arranque inicial, vaya a estar en la boca de todos durante mucho tiempo, un titulo notable al que le falta algo de alma.
Lo Mejor
  • Las posibilidades y el multiplayer
  • Muy rejugable
Lo Peor
  • La necesidad del siempre online
  • Un arranque desastroso
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.