En 2015, Dontnod Entertainment que venía de haber trabajado con Capcom en Remember Me, lanzó junto a Square Enix la primera entrega de Life is Strange, una aventura por episodios que fue un gran éxito por su enfoque y trama, lo cual provocó que un juego que estaba destinado para el mercado digital aterrizase al formato físico y posteriormente siguiera el curso natural de cualquier videojuego de éxito, apostar para las secuelas.  En este caso tuvimos Life is Strange: Before the Storm que era una precuela de la primera entrega y a partir de ahí, se expuso que cada entrega de la saga contaría con sus propios protagonistas, su ambientación y estaría enfocado hacia algún problema social en concreto.

Pero que Dontnod Entertainment se encargase de la primera entrega no iba a significar que ellos fueran los únicos tras estos títulos, y ya la precuela fue firmada por la gente de Deck Nine, que repiten en esta Life is Strange: True Colors, donde además, se dejan de lado también otra de las señas de identidad de la saga, el formato episódico y esta vez los cinco capítulos que desarrollan esta entrega se publican de una sola tacada.  Y es que se nota que la licencia ha sumado importancia dentro de Square Enix y ya no tendremos que esperar meses antes de poder disfrutar de una edición física de manera definitiva, teniéndola disponible desde el primer día.

Pero, la gran característica de Life is Strange es el eje central de la trama, y en este caso, nuestra protagonista Alex Chen tiene una habilidad que será esencial para poder desarrollar el argumento, es capaz de ver el aura de las personas y según el color de la misma, ver su estado de ánimo y sentimientos.  Pero si estos sentimientos son demasiado fuertes, puede incluso sentirlos de primera mano, y es que la gestión de emociones se convierte en el motivo principal de una aventura que repite formula, pero no protagonistas.

Como en otras entregas, estamos delante de una aventura gráfica moderna, donde tendremos espacios limitados donde podremos investigar y explorar, hablaremos con otras personas y tomaremos decisiones que influirán en la trama, lo cual nos llevará a diferentes desarrollos de la historia, con gran carga argumental y numerosas escenas que parecerá que estamos disfrutando de una videoaventura.  Y si, si has jugado a otras entregas, la formula es exactamente la misma, no se ha arriesgado en variarla y como mucho han incluido algún minijuego breve que aporta algo de variedad pero sin fliparse demasiado.

Y ahí estaremos, investigando, mirando cada recoveco, leyendo cada texto y hablando con todo aquel que podamos hablar en el pueblo de Haven Spring, donde la muerte del hermano de Alex dará un vuelco a la vida de esta y donde tendremos que descubrir si la muerte de este ha sido accidental o hay algo más que no sabemos. Ya os digo que el comienzo es intenso y da pie a apretar el acelerador, todo sea para poder continuar una trama que se presenta como interesante pero a la vez choca por lo pausado del desarrollo del juego, teniendo a veces graves problemas de ritmo.  

Hay que prepararse para disfrutar de diálogos, muchos diálogos, pero esto no solo no pesa, sino que además se disfruta y te sorprenden, ya que a veces tras usar el poder de Alex podremos no solo ver los sentimientos de la persona que tenemos en frente sino que podremos literalmente vivirlos para poder saber algo más de esa pieza que nos falta en el puzzle, y a poco que juguemos querremos repetir esa sensación de seguir viendo que es lo que falta por saber.  Ahora bien, algunas veces la experiencia y la sensación que nos dará nos llegará y en otros casos el juego cae en escenas y sensaciones típicas y poco originales, dando una sensación de tener un trabajo a medias por delante.

En cuanto a rejugabilidad, Life is Strange True Colors , ofrece entre doce o trece horas de juego de trama principal y su premio por rehacer capítulos ya jugados es poder ver las diferentes opciones del arbol de decisiones y poder llegar a ver la media docena de finales diferentes que dispone el juego, esto sumará varias horas más de juego, pero el peso de este completismo lo penaliza como en otros tantos juegos con experiencias parecidas, y es que para algunos, entre los cuales me incluyo, es romper la magia de destrozar tu propia historia creada por tus elecciones primigenias.  

En lo técnico se nota el cambio de motor, el salto gráfico y como este se nota sobre todo en las animaciones faciales que en algunos momento dan mucha vida a los personajes pero en otros tantos parecen realmente exagerados.  También sufre del mal del NPC, donde personajes principales tienen una carga gráfica y texturas mucho mejores que las que podemos ver en los personajes secundarios, que pecan de simplistas y genéricos.  En cuanto al sonido, vuelve a sobresalir, con una banda sonora acorde al juego, con temas licenciados y obras independientes pero muy trabajadas, en lo referente al doblaje, obviamente nos olvidamos de escuchar a Alex en castellano pero si al menos podremos entenderla gracias a la traducción y localización del juego.

Conclusión.

Con esta nueva entrega, no numerada como tercera, Life is Strange tiene una apuesta continuista en lo jugable, entretenida y divertida en cuanto a la trama pero demasiado dispar en lo técnico, el resultado global del producto es bueno, pero como aventura en general no te genera sensaciones sobresalientes e incluso me atrevería a decir que en tan solo unos meses me preguntaré si este juego lo jugué ya que no es especialmente rompedor y si un tanto olvidable.  No se me malentienda, no es mal juego, pero ni en su género ni en lo que cuenta, llega a dar todo lo que podría dar, se queda a medio gas.

Análisis - Life is Strange: True Colors
Life is Strange: True Colors es una nueva apuesta de Square Enix, destinada a un publico más amplio que en anteriores entregas falla en no ser especialmente rompedora, se disfruta y no te arrepientes de jugarlo pero no te marca como cree que lo hará.
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.