Desconocida por mi hasta hace unos meses, cualquier referencia a Guardianes de la noche me hacía recordar a aquella película rusa de mediados de la década de los 2000, y aquellos recuerdos distan de ser mínimamente agradables por lo que mi predisposición para ver una serie con el mismo titulo, y que obviamente no tenia nada que ver, estaba ya medianamente tocada pero por suerte, toda la locura y fama que está teniendo la serie en todo el mundo me hizo llamar la atención lo suficiente como para darle una oportunidad, y le doy gracias por ello.

Debo de decir que tras una maratón de la primera temporada y la película, pero sin haber entrado aun en la segunda temporada que lleva emitiéndose desde hace unos días en el momento de la escritura de esta reseña, no es que tenga los mejores giros de guion ni me parece una serie de una excelencia absoluta, pero su acabado y su animación está a años luz de otras tantas series con renombre que llevan emitiéndose desde tiempos casi inmemoriales, sumando puntos a ese atractivo que ya de por si tiene.

Pero es curioso, Kimetsu no Yaiba ha sido una serie que ha cautivado a un gran grueso del publico una vez que ha estado acabada y con la serie en marcha, y cuando llegan la animación suele llegar los videojuegos y normalmente esto puede ser o nefasto o positivo.  En el caso que nos comprende, tenemos a CyberConnect2, la gente detrás de los Naruto Shippuden: Ultimate Ninja Storm, juegos interesantes y complacientes para los fans, que lo más que destaca es en el acabado en el diseño de personajes, estando en una categoría que se asemaja e incluso supera a algunos animes en emisión.  Ver un juego de esta gente, trabajando con Unreal Engine es como ver anime jugable y os lo digo ya, aquí lo han vuelto a hacer.

En el primer juego de Kimetsu no Yaiba, Demon Slayers o Guardianes de la noche… tu eliges el nombre, abarca la primera temporada del anime y la película de Tren Infinito, dejando claro que tendremos una continuación si las ventas acompañan y con la segunda temporada finalizada.  Esto se traduce en nueve capítulos y en aproximadamente ocho horas de juego, bueno de juego menos ya que tendremos docenas de escenas de historia que ocuparán gran parte de este tiempo, a lo que no se le suma demasiada rejugabilidad más allá de subir rango en los niveles y conseguir logros. 

Los capítulos vienen desglosados por niveles, los cuales se distinguen entre escenarios pasilleros donde cumpliremos ciertas sencillas misiones y tendremos algún enfrentamiento ocasional y los enfrentamientos directos con personajes del propio anime, entre medias numerosas escenas de charla que resumirá el argumento de la serie y nos hará darle un repaso si no la teníamos muy fresca.

En cuanto a los combates, enfocados a los combates en 3D, tendremos escenarios abiertos con nula interacción con los mismos, donde tendremos hasta 2vs2, con algún ocasional 2vs3, donde nos dedicaremos a dar vueltas, realizar combos sencillotes y ocasionalmente algún ataque especial cuando tengamos la barra de rigor dispuesta a ello.  En definitiva no estamos hablando de un sistema para nada complejo, donde si bien es fantástico por toda la animación y la espectacularidad de los golpes especiales, al final nos daremos cuenta que estaremos aporreando siempre los mismos botones y usando puntualmente los esquives para evitar los daños del enemigo.  Aunque puntualmente tendremos combates de más de un personaje, podremos cambiar el control a lo largo del combate o incluso usarlo de apoyo, pero no esperemos mucho más.

Con 18 personajes en el plantel, aunque realmente llega a los 10, ya que el resto son skins de los personajes para inflar una cifra un tanto escasa.  En este número vemos como los enemigos a los que nos enfrentamos no están incluidos desde inicio y si como una promesa de DLC gratuito para darle más longevidad a la vida de este juego que de por si, destaca por no ser muy amplia.

Y es que realmente al poco de estar un rato con el mando en las manos te das cuenta que este videojuego hace más de merchandising que de un producto que se quiera separar de la obra, está pensado para fans y para todo aquel que quiera disfrutar otra vez la trama de los arcos argumentales que abarca, pero que no tiene más vida que eso. 

Y mira que en lo técnico, aunque se le nota que no es un triple A, el dominio de CyberConnect 2 para el diseño de personajes es magistral y el cell shading lo dominan de tal forma que a veces dudamos si estamos viendo un personaje en 3D o no, a eso súmale un doblaje por los mismos seiyuus originales, aunque podemos optar por el inglés, y subtítulos en castellano para no perdernos nada de la trama.  Otra nota positiva es la banda sonora, que incluye temas de la serie y son una delicia, pero los puntos positivos se acaban.  Por mucho que en lo técnico para lo que tiene que ofrecer lo hace ya a la perfección, la jugabilidad se ha quedado a medio camino y sin ser aburrido ni un espanto, es un plato que nos dejará con muchísima hambre.

Análisis - Kimetsu no Yaiba - The Hinokami Chronicles
Pese al acabado gráfico y lo sorprendente de la animación de los personajes que llega a estar a la altura e incluso supera muchos animes, el título como tal no destaca en nada y se convierte en una suerte de resumen jugable para fans.
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0