Al contrario de lo que muchos suelen pensar, el mundo de los videojuegos se basa en la inspiración que una obra produce a los autores de otras. Mecánicas como el botón para encarar un enemigo de “The Legend of Zelda: Ocarina of Time” han servido como inspiración para incontables juegos a lo largo de los años. Esos juegos (incluyendo el que tenemos entre manos), lejos de plagiar nada, lo que hacen es aprender de los logros de otros títulos para hacer obras nuevas y divertidas, que a fin de cuentas es lo que necesitamos los jugadores.

El juego que tenemos ante nosotros es heredero de una saga ya consolidada, que es “Yakuza” pero mezcla otros géneros para hacer algo nuevo y diferente. ¿Es acaso esa mezcla un producto bueno, o quizás solo un sucedáneo? Vamos a descubrir la respuesta.

Abogado, detective, matón callejero o, quizás, un poco de cada cosa es lo que define a Yagami-san.

Permitidme empezar esta vez por el argumento. Takayuki Yagami es un abogado popular por haber conseguido una victoria poco probable pero esa victoria coge un gran sabor a derrota cuando su cliente asesina a su novia justo al día siguiente. Esto supone un gran revés para Tak, que decide dejar la abogacía y dedicarse a la investigación privada. Es en este punto donde comienza nuestra aventura y donde nos veremos implicados en un caso de asesinatos en serie relacionados con los yakuza y mucho más complejo de lo que parece en un principio.

Mientras la historia principal no tiene nada que envidiarle a un buen thriller, a caballo entre la investigación, la abogacía y las mafias, las misiones secundarias aparecen para, en general, aportar un toque más gracioso y distendido que contrasta con la carga argumental. La mayoría vendrá en forma de casos que Tak puede aceptar para conseguir dinero (no estaremos exentos de gastos en la historia principal) y estos casos pueden ir desde perseguir un peluquín hasta lidiar con fantasmas, pasando por dar caza a pervertidos, pero siempre manteniendo los pies en el suelo con respecto al tipo de historia que nos plantean. A la vez, esas historias, entre otras cosas, nos permitirán ir entablando amistades con mucha gente y, en algunos casos, algo más que amistades.

Si escogemos las preguntas adecuadas, obtendremos puntos de habilidad como premio.

De cara a la jugabilidad y para aclararnos, nos encontramos ante un título que viene a ser una suerte de sandbox, al estilo de toda la saga “Yakuza”. Controlaremos a Tak, nuestro protagonista, a lo largo de esta historia compleja y, por el camino, iremos haciendo misiones secundarias y mejorando las habilidades de nuestro personaje.

Si queremos completar el juego al 100% tendremos muchísimo que hacer, pero las misiones secundarias no “aguarán nuestro vino” como viene siendo habitual y por desgracia en este género que es el sandbox. No tendremos como tal que coleccionar plumas ni nada por el estilo, aunque habrá materiales que recoger para fabricar mejoras, ya sean para nosotros o nuestro dron, que usaremos en carreras o como herramienta de trabajo en las investigaciones. De esta forma, no tendremos los típicos “corre-ve-y-dile” o “tráeme x objetos que me hacen falta” cargados de tedio. Quedará en nuestras manos decidir hasta donde queremos llevar nuestro “completismo” pero de base se me antoja mucho más divertido que el de muchos sandbox o RPGs que he ido jugando en estos años y quienes me conocéis, sabéis que soy muy crítico con este tema.

En KamuroGo podremos ver todo lo que nos queda por completar del juego. Es opcional, pero le da “vidilla” al título sin caer en el tedio.

Los combates mantienen el estilo de la saga ya mencionada, aportando su propio toque basado en el trasfondo de Tak. Salvo en momentos concretos llevados por el argumento, aquí no se trata de vida o muerte sino más bien de molerse a golpes unos a otros y que gane quien quede en pie. Para ello tendremos todo tipo de acrobacias, desde presas hasta ataques con rebotes desde pared, además de todo tipo de patadas y puñetazos.

Tendremos, como marca de la casa, un botón para cambiar entre dos modos de combate, Tigre y Gruya, siendo el primero orientado a combates contra un individuo y el segundo en “control de masas”. El alternar entre ambos estilos de lucha según las circunstancias será una de las claves para nuestra victoria. Aprovechar el entorno, como paredes en las que rebotar u objetos para atacar, será otra de las grandes claves de nuestra supervivencia.

Merece la pena pelear o hacer misiones para conseguir PH (Puntos de Habilidad) y hacernos más fuertes o hábiles con respecto a todo lo que tendremos que hacer en el título.

Además de repartir “amor” por las calles, Tak tendrá que hacer muchas cosas relacionadas con su profesión. De esta forma, tendremos que seguir a gente, investigar o recopilar pruebas para avanzar, ya sea en la misión principal o en la secundaria. Tampoco faltarán escenas de persecución con sus consabidos QTEs. Por fortuna no son excesivamente exigentes y no penalizan en exceso el error.

Para que os hagáis una idea, es como si mezclaran un beat’m up como Final Fight o Streets of Rage con un juego de la saga Ace Attorney añadiendo toques de sandbox, ya de paso. Lo que obtenemos con ello es un juego completísimo y variado, donde nos veremos inmersos en diversas situaciones que mitigarán mucho el tedio de la repetición, siempre presente en todos los videojuegos en mayor o menor medida.

Nuestro teléfono móvil, que hará las veces de menú principal y desde el que podremos controlar todos los aspectos del juego a nuestra disposición.

No faltarán los menús, que veremos en forma de aplicaciones de teléfono móvil, donde podremos revisar el estado de nuestros casos junto con las pruebas, el mapa, nuestras habilidades, misiones secundarias, las opciones de nuestro ya mencionado dron  y demás cosas que, en algunos casos, iremos desbloqueando. Una de las opciones que tendremos desde el principio es el inventario de ítems. Entre estos ítems tendremos refrescos que nos restablecerán la energía, botiquines por si alguien nos hace más daño de la cuenta o diversos potenciadores que nos faciliten los combates.

Si estamos mal de energía o heridos, no nos faltarán supermercados, restaurantes, hamburgueserías, bares y otros sitios donde conseguir cosas o llenarnos la panza (y de paso la barra de energía) por un precio módico. Kamurocho, pese a ser solo un barrio, es muy variado en entornos que visitar.  Además, contaremos con recreativos, casinos y otros sitios donde disfrutar de títulos de Sega o pasar el rato con alguno de los distintos mini-juegos. Si queremos ser completistas, pero alguno de ellos nos frustra, no hay problema porque podemos comprar cosas que nos hagan la vida más fácil. Quedará en vosotros el usarlas o no.

Si nos falta energía, siempre podemos recuperarla ya sea en un restaurante o con comida para llevar de la que venden en un supermercado. No haremos mal en guardar reservas en nuestro inventario, pues nunca se sabe lo que nos espera.

Y hablando de la vieja y confiable Kamurocho, centremos nuestra atención en el escenario de nuestras correrías y donde hemos ido viendo a Kazuma Kiryu hacerse respetar durante toda la saga “Yakuza”. Quienes hayan jugado ya títulos de esta entrega, se sentirán como en casa, aunque no os vayáis a pensar que es una excusa para reusar assets. Pese a que el barrio sea el mismo, cada entrega de la saga le aporta su propia esencia y sitios que explorar. Quienes sean nuevos en la saga, como un servidor de ustedes, encontrarán un barrio vivo y lleno de “luces brillantes y de sombras muy oscuras”, además de un sinfín de sitios y personas por descubrir. Desde los matones a los vendedores, habrá una gran cantidad de personajes muy definidos que iremos viendo a lo largo de nuestro camino.

A nivel gráfico, la ambientación es soberbia. Solo hay que comparar lo que vemos en el juego con videos de paseos nocturnos reales por Shinjuku en Tokyo para darnos cuenta del “nivelazo” de ambientación que se ha alcanzado en este juego. Las luces del barrio, los transeúntes, escaparates e incluso la estructura de los bares y edificios, distinta a la que estamos acostumbrados a ver aquí, están reflejados de forma magistral. Incluso los pequeños detalles, como tener que subir manualmente las escaleras para llegar a una planta en concreto sin pasar por un menú o buscar la puerta que necesitamos en un edificio añaden mucho valor a la inmersión de esta entrega en particular y de la saga en general. No olvidemos que este juego es, hasta cierto punto, una evolución de un grande como es Shenmue.

El mapa de Kamurocho, indicándonos muchos de los sitios que podemos visitar.

No es que no se note algo el “poping” o alguna que otra imperfección gráfica o en las animaciones, pero el nivel general es tan alto que tardas poco en hacer ojos ciegos a los pequeños problemas y sumergirte en este barrio tan entrañable como peligroso, lleno de aventuras por vivir. El modelado de los personajes es muy bueno, destacando a mi entender el de Hamura, uno de los personajes claves de la historia. Su diseño, lenguaje corporal y doblaje le confieren un gran carisma, aunque dudo que el personaje como tal os vaya a caer demasiado bien.

La variedad de NPC es bastante correcta, aunque acabaremos notando las pautas como es normal, si bien es cierto que en general no hay nada que nos vaya a sacar de la partida. Además, habrá un gran nivel de detalles por todas partes y se han tomado muchos esfuerzos en huir del “copy/paste” o de los espacios vacíos y sin vida, cosa que suele ser una lacra habitual de los sandbox.

Es mejor no dejarnos ver cuando sigamos a alguien, pero hay que tener cuidado de no perderlos de vista o fracasaremos.

El apartado sonoro es excelente. De cara a la ambientación se ha cuidado mucho y los sonidos de golpes, objetos, escaparates, transeúntes, y demás están muy bien buscados para aportar profundidad a todo lo que vayamos viviendo. Por ponerle pequeños peros, hay algunos sonidos que se repiten más de la cuenta si nos paramos demasiado a examinar o leer algo, y se acaba notando un poco “el truco”. De todas formas, son cosas muy sutiles y, por lo general, muy poca gente lo llegará a notar. La banda sonora es sencillamente exquisita. Desde temas típicos del cine negro a temas más a medida con juegos de lucha callejera aportarán una gran variedad de estilos, que se amoldarán a la perfección a la gran diversidad de situaciones que iremos encontrando a lo largo del título.

El doblaje japonés es soberbio y, en mi opinión, el recomendado para jugar a este o cualquier otro título de la saga, aunque tenemos también la opción de ponerlo en inglés si nos resulta mejor. Los subtítulos, esta vez sí y por fortuna, están en castellano y con un muy buen nivel de traducción, aunque les he pillado alguna falta ortográfica sin importancia. Como suele ser habitual, por desgracia, algunas frases sueltas que se dicen al iniciar o concluir los combates, o las que dicen las personas a las que vamos siguiendo por poner ejemplos, no están subtituladas y es algo que vendría bien de cara a no perder pequeños detalles. Es algo que, por desgracia, es habitual en los juegos y de lo que me habréis leído quejarme en alguna que otra ocasión. De todas formas, son diálogos menores y no será un problema para comprender la historia.

¿Qué clase de historia detectivesca sería esta sin sus clásicas persecuciones? Es mejor no fallar ese QTE o tardaremos más de la cuenta en saltar.

Y antes de acabar, vamos a entrar en el apartado, quizás, más controvertido. La versión que tenemos ahora en PS5 y Xbox aporta mejoras gráficas, de textura e iluminación al título que tenemos entre manos, además de permitirnos jugar a 60 fotogramas por segundo, cosa que viene estupendamente en un título como este. Las diferencias a nivel gráfico son notables y la iluminación mejorada, en un juego lleno de luces de neón, aportan una grandísima mejoría al título. No olvidemos también los tiempos de carga mejorados que aporta la nueva consola. Si no lo tuviste en tiempos de salida no hay problema, pero si ya lo tuviste en Ps4 encontrarás dos problemas. El primero es que te toca volver a comprarlo si quieres disfrutar de las mejoras y el segundo es que no puedes importar tu partida de Ps4 a diferencia de otros títulos como el de Spiderman, donde sí es posible. Al margen de eso, es evidente que la experiencia en PS5 es mucho más disfrutable.

Permitidme por último una nota personal para quienes seguís nuestros podcasts. Bien sabéis que Gref ha insistido mucho en que adquiriera este título. Ahora que, por circunstancias, le he dedicado el tiempo que merece, este título se ha apoderado de mi corazón y me hecho fan de la saga por lo que tengo que reconocerle la razón el bueno de Gref. Contadnos en comentarios cuál ha sido vuestra experiencia. Por desgracia, como Gref señaló en su debido momento, este juego ha sido injustamente tratado por la industria y no ha obtenido los premios que merece.

En “Expedientes” podremos consultar toda la información de los casos en los que estemos inmensos. Es mejor controlar bien esta información para luego hacer las preguntas adecuadas o presentar las pruebas convenientemente.

En conclusión, nos encontramos con un juego “de peleas callejeras” con “toques detectivescos” y un argumento fuerte y lleno de grisas y giros de guion, digno de un buen thriller detectivesco. No es el juego más largo, pero si nos ponemos a completarlo todo nos esperan muchas horas de diversión exenta de coleccionables y que tiene exquisitamente compensado el número de horas con respecto a lo que nos pueda dar. Los valores de producción son muy altos, así como su nivel de detalles o su reparto. Si os apetece ser “detectives peleones” ¡no lo dudéis y sumergíos en Kamurocho, que os acogerá con los brazos abiertos!

Simplemente, Kamurocho, con sus luces de neón y sus oscuras sombras ocultas entre la muchedumbre.
Análisis – Judgment
Grandísimo título con un magistral argumento, notables valores de producción y una muy buena banda sonora y ambientación. Una experiencia más que recomendable y divertida si os gusta investigar y repartir tortas por las calles. Si ya lo tenéis en Ps4 os tocará a vosotros decidir si las mejoras lo merecen, pero lo cierto es que las hay y resultan evidentes. Si sois veteranos de la saga Yakuza ¿Qué hacéis leyendo esto si ya conocéis el nivel al que la saga os tiene acostumbrado? ¡Coged el mando y disfrutad el título, porque nos va a defraudar!
Lo bueno:
  • Su intrigante argumento y sus divertidas secundarias.
  • Kamurocho y toda la vida que contiene, desde sitios que visitar a gente con la que interactuar.
  • Tener entre manos un sandbox que no se antoje una lista de tareas monótonas que realizar.
Lo malo:
  • Si lo tienes en Ps4, tendrás que volverlo a comprar y empezar una nueva partida si quieres disfrutar las mejoras.
  • Algunas frases sueltas que sueltan en los combates o misiones que, pese a no ser importantes, deberían estar subtituladas.
95%Soberbio
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.