Steam es la cuna del videojuego, eso es algo que el que lleve muchos años acompañando la plataforma de Valve y se dedique a mirar un poco, encontrará títulos de todas las épocas e incunables que aparecieron hace años en otras plataformas y que llegan sin hacer demasiado ruido para engrosar la biblioteca digital.  En este caso, se vuelve a repetir y nos llega El Shaddai: Ascension of the Metatron, un título parcialmente desconocido que llegó hace casi diez años a Playstation 3 y Xbox 360, una propuesta inesperada que nos redescubre una obra que se basa en textos religiosos para una ambientación muy especial.

El Shaddai: Ascension of the Metatron fue el único título dirigido por Sawaki Takeyatsu, ex-trabajador de Capcom, donde además participó como diseñador de personajes.  Y gran parte del peso de esta obra se basa en sus diseños, en su mitología y en su inspiración.  Una dirección artística llena de paisajes oníricos, colores pasteles y diseños que parecen sacados de un manga shojo, una combinación especial y mágica que sin ella, probablemente recordaríamos todavía menos a este título.

Lo que tenemos por delante es una mezcla entre aventura en tercera persona, plataformas y hack’n slash, donde tendremos fases de habilidad alternando con otras centradas en la acción.  Si bien no destaca en ninguna de las dos, ya que no tiene la profundidad de otros juegos del género y si nos centráramos en la jugabilidad estaríamos ante un título que rozaría el suficiente, ya que ni en su día destacó precisamente por ello.

Y como decimos, el apartado artístico es primordial en esta obra, tanto es así que se mantiene bastante bien, e incluso mejor, que otros grandes títulos punteros de la época, lo cual nos llevará a algo casi único, extraño y especial… o como se suele decir, más raro que un perro verde.  Habrá momentos en el que ciertos niveles, en su ambientación, nos hará pensar si incluso estamos jugando al mismo videojuego, ya que se regodea en el surrealismo para traernos esta propuesta.

Pero aunque sea un título desfasado, la llegada a pc le ha transportado al podio en cuanto a versiones se refiere, ya sea por resolución o por fluidez, adelanta de lejos a las versiones de consolas y aunque no incluye mejoras en la jugabilidad, el desarrollo o grandes cambios gráficos, un juego como este aprovecha de manera genial una mayor resolución o los 60 fps de marras, ya que el original sufría de caídas de rendimiento que aquí obviamente son historia.

Conclusión.

Quizás no es apto para todos, ni siquiera es un grande de su género e incluso aun nos preguntamos como es posible que se haya dado luz verde a esta versión de un título que no triunfó precisamente hace diez años, pero esto es la magia de Steam, y agradecemos la oportunidad de disfrutar de esos mundos mágicos y esa ambientación particular y extraña pese a que el juego, en lo jugable, sea más bien no solo del montón, sino que desfasado. 

 

Análisis - El Shaddai: Ascension of the Metatron
Como juego ni fue ni es gran cosa, pero sigue teniendo un atractivo muy destacado en su ambientación, quizás no podríamos decir que sea apto para cualquiera, pero si entras en El Shaddai, probablemente quedarás fascinado aunque odies toda su estructura jugable.
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0