Playstation Talents es una plataforma que mes tras mes apadrinan títulos realizados por desarrolladores españoles, una formula que a lo largo de estos últimos años nos han dado indies para tener en cuenta y sobre todo, una oportunidad para muchos de mostrar todo lo que pueden dar.  Cada año además suelen otorgarse unos premios a los mejores títulos presentados bajo esta marca y uno de ellos, para ser más exacto el de 2019, Clid the Snail ya está entre nosotros para dar ejemplo de lo que se hace en nuestro país.

El estudio madrileño Weird Beluga Studio, la gente que está detrás de este título, nos trae las aventuras de un caracol antropomórfico expulsado de su asentamiento y que tendrá que enfrentarse a la amenaza en forma de babosas que están dispuestas a arrasar con todo lo que esté a su paso, incluso su hogar, por lo que nuestro protagonista junto a su compañera la luciérnaga Belu, tendrán que acabar con todas ellas.  La trama es algo simple, pero los textos en castellano nos mantendrán enganchados mientras vamos avanzando por niveles lineales en una propuesta que al fin y al cabo es un Twin Stick Shooter.

Pero en este caso, el frenetismo no el de otros títulos del género, es algo más pausado pero no podremos tampoco dormirnos en los laureles, ya que los enemigos cada vez son más y más duros.  Puzles, tiros, esquives y jefes finales, una fórmula que se asemeja al arcade pero que se siente más pesada de lo que debería y por eso se aleja de los mejores del género.  

El juego además hace hincapié en la exploración, ya que gracias a ello tendremos recursos que se transformarán en mejoras para nuestro personajes, mejores habilidades, más armas y recursos, que todo será poco para lo que nos encontraremos por el camino.  Y es que nuestro protagonista acabará teniendo un arsenal totalmente necesario para lo que le viene encima, ya sea usando su rifle de energía, escopetas, lanzallamas y prácticamente de todo, armas que además nos permitirán más de un tipo de disparo aconsejado para cada situación.

Pero, como dije antes, el juego aunque no sea tan dinámico como otros títulos del género, no estamos ante una experiencia fácil, ya que tendremos puntos donde la dificultad nos hará morir repetidas veces hasta que por habilidad o suerte podamos continuar, súmale el hecho de que el disparo no viene a ser tan bueno como pudiera ser y dista de tener una verticalidad por lo cual enfrentarnos a enemigos de diferentes alturas será un auténtico grano en el culo, mientras que ellos si podrán hacer lo mismo sin que le afecte este problema. 

El apartado técnico es quizás de lo mejor del juego, con una ambientación y diseño muy por encima de la jugabilidad del mismo y que aunque al final se nota de que es un título con un presupuesto ajustado, el detalle y el mimo de este mundo que han creado se nota que se ha convertido en el punto prioritario a trabajar en esta obra.  En el apartado musical como se dice, ni chicha ni limoná, cumple y acompaña que algo es, y en cuanto a las voces, directamente no hablan en un idioma en concreto, siendo un lenguaje creado para la ocasión.

Conclusión

La gente de Weird Beluga Studio tendrán que estar contentos con su opera prima, un producto muy aceptable, que aunque no supera ni se alinea a los mejores del género, sin duda atrapa con su narrativa a la par que nos hace pensar en todas las mejoras que podría tener su jugabilidad.  Sin duda toda una sorpresa no por el título sino por lo que podrá hacer esta gente en un futuro cuando ya tengan más experiencia a sus espaldas.

 

Análisis - Clid the Snail
Clid the Snail es una propuesta entretenida dentro del género de los shooter, que alberga tantos aciertos como fallos en lo jugable, pero que se supera por el apartado técnico y su ambientación.
6.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Una Respuesta